Un corazón verde para Chamberí

Con motivo de la presentación del Avance de este PGOU, consideramos necesario aportar la información que sigue para explicar el profundo desacuerdo de las asociaciones vecinales y de la ciudadanía de Chamberí con las herramientas y la falta de propuestas en relación con la obtención y materialización de dotaciones públicas que el Avance ha definido en esta segunda fase de la planificación en curso.

Por este motivo, en primer lugar solicitamos, que se amplíe la definición del uso Equipamiento Social recogida en el Avance para “asegurar la satisfacción de las necesidades básicas colectivas de todos los ciudadanos”.

En segundo lugar, solicitamos la anulación de los procedimientos previstos en el Avance para la obtención y materialización de dotaciones públicas, dada la tremenda incoherencia que supone que en una actuación cuya finalidad es el incremento de dotaciones públicas, éstas puedan ser sustituidas por su equivalente monetario. La implementación de estos procedimientos basados en la venta de espacio público, la recalificación de usos y el incremento de edificabilidad, en un distrito consolidado como el de Chamberí, con alta necesidad de espacios libres hace presuponer una degradación aún mayor de las condiciones actuales, en muchos casos con carácter irreversible.

El contexto del distrito de Chamberí es suficientemente conocido por técnicos y residentes, pero no está de más aportar un resumen somero de las características de este distrito, con tamaño de una ciudad de 145.000 habitantes[1], situado en el interior de la Almendra Central madrileña.

Se trata del distrito con mayor densidad del centro de Madrid [2], caracterizado por un tejido muy consolidado, sin apenas espacios vacíos y un alto número de edificios y conjuntos en desuso o abandonados.

El mayor problema del distrito es la grave escasez de zonas verdes y espacio público para garantizar al tiempo un estilo de vida saludable y una calidad ambiental mínima a los residentes en Chamberí. Los indicadores de zonas verdes por habitante se sitúan en torno a 1m2/hab lejos de todas las recomendaciones y regulaciones de las diversas entidades urbanísticas.

Tras la operación urbana de Madrid Río, y la construcción de los parques metropolitanos perimetrales, Chamberí sigue siendo el único gran distrito de Madrid (y posiblemente de las grandes ciudades europeas) sin un gran espacio verde que cumpla las necesarias funciones urbanas en su ámbito en sus límites, pese a que la imagen icónica del distrito recoge las amplias zonas verdes del Canal de Isabel II. Esta inadmisible situación es aún más grave en un distrito con una gran proporción de población mayor, con necesidades altas de espacios libres, zonas de paseo y deporte.

La calidad del aire en el distrito es baja, ya que Chamberí es base de varias vías rápidas[3] con grandes flujos de circulación de vehículos privados, que utilizan esta red para acceder al resto del territorio metropolitano.

De cara a los plazos que considera el planeamiento, se presentan dos escenarios de población mayor y renovación con familias con niños pequeños, ambos grupos absolutamente necesitados de las zonas verdes, instalaciones deportivas y calidad ambiental que se mencionan.

Diagnóstico coincidente

Este diagnóstico, como es obvio, se corrobora en todos los documentos técnicos que se han realizado como parte del proceso de planeamiento, o en paralelo a estos análisis. Tanto el Diagnóstico de Sostenibilidad de la Agenda21 como el Documento
de Evaluación del Preavance de Revisión del PGOU reconocen como principal problema del Distrito la escasez de zonas verdes urbanas[4] y el défict de zonas deportivas.

No se ha producido tampoco el cambio en el tratamiento de espacio libre desde el enfoque de movilidad sostenible en las áreas residenciales que comienza a ponerse en marcha mediante mejoras del espacio urbano y de la movilidad peatonal o ciclista en el resto de distritos de Madrid.

Los siguientes planes o estrategias redactadas a instancias del Ayuntamiento, corroboran obviamente en sus análisis los problemas que las asociaciones de Chamberí venimos denunciando a través de todos los canales a nuestra disposición.

  • Agenda 21
  • Plan Director de Paisaje Urbano
  • Plan Director del Espacio Libre Publico
  • Plan Director de Movilidad Ciclista
  • Plan Director para la Recuperación de Bulevares
  • Plan Madrid Centro

En todos y cada uno de estos documentos, redactados por excelentes equipos profesionales para la administración local, se corroboran los déficits comentados y se proponen vías de solución para abordarlos: estas propuestas, no recogidas suficientemente en la redacción final del Avance del Plan General, plantean soluciones positivas para el distrito.

La redacción de estudios y estrategias vinculados o en paralelo al replanteamiento de la ciudad que supone la apertura de un proceso de revisión del Plan General abrió expectativas a pensar que el PGOU iba a abordar las mejoras del tejido urbano existente y avanzar soluciones a los graves problemas del distrito. Estas expectativas no se han visto cumplidas.

Crítica a la falta de soluciones que se deduce del documento del Avance

Las propuestas que definitivamente establece el Plan General en su Avance se desvinculan de las necesidades reales de los residentes de Chamberí, diseñando un procedimiento que no sólo no garantiza que la situación futura del barrio va a mejorar en los temas clave anteriormente mencionados. Más bien, los objetivos de las operaciones de transformación que los innovadores instrumentos urbanísticos plantean van a tener un impacto irreversible en el distrito, empeorando las condiciones actuales. Los mecanismos que propone el Avance renuncian a las responsabilidades institucionales que el planeamiento debe cubrir (sol, aire, calidad ambiental y social para todos) en el caso de nuestro distrito.

El Avance no plantea ningún tipo de soluciones a estas graves deficiencias que deben ser solucionadas en el distrito. Las posibilidades de transformación de espacios consolidados que las herramientas urbanísticas del Avance ofrecen no garantizan que se consiga una superficie razonable de zonas verdes, más bien al contrario, abren la posibilidad de que muchos espacios verdes y arbolados, (actualmente, sin posibilidad de uso público) se pierdan irreversiblemente en el proceso de cambio de usos y enajenación de edificios y ámbitos, al considerarse como conjunto inmobiliario.

El enfoque que se da a la movilidad urbana es asimismo confuso, coexistiendo actuaciones singulares como el Estudio de Bulevares que sí parece plantear un nuevo modelo, con un esquema de circulación tradicional que no pone en cuestión ninguno de los grandes ejes de tráfico que atraviesan el distrito. No hay un planteamiento claro que opte por la reducción del tráfico motorizado y fomento de modos alternativos, como parece indicar la declaración de intenciones del capítulo de Movilidad o la Declaración de Intenciones.

En resumen, el Avance se aleja de los diagnósticos previos que reflejaban los problemas de nuestro distrito y, al no proponer soluciones y abrir puertas a la transformación con objetivos puramente lucrativos de varios ámbitos, cierra las posibilidades de mejora de la calidad de vida y de la calidad ambiental que el distrito necesita.

Análisis pormenorizado de dotaciones deportivas y zonas verdes.

Un análisis pormenorizado de las dotaciones deportivas y de zonas verdes en el distrito de Chamberí arroja un resultado desolador.

Tras la demolición de Vallehermoso, y mientras concluyen las obras del nuevo polideportivo, los equipamientos deportivos se concentran en las instalaciones del Canal de Isabel II, con la única excepción del Polideportivo del Parque Móvil del Estado y el arruinado frontón Beti-Jai.

De este conjunto:

  • Segundo depósito y zona Pablo Iglesias c/v s. Fco. de Sales (ambas del CYII): destino incierto, amenazados por la privatización, elitización o eliminación según una rumorología que se ve confirmada por el inminente cierre de las pistas de baloncesto en el 2º depósito y los planes del Avance de la revisión del PGOUM para la zona de Pablo Iglesias.
  • Vallehermoso, polideportivo PME y 3er depósito CYII: funcionan con gestión privada, quedando así limitado su uso en función del nivel de renta de los ciudadanos, algo que no permite “asegurar la satisfacción de las necesidades básicas colectivas de todos los ciudadanos”

En cuanto a las zonas verdes, nos encontramos con pequeños jardines, que en la mayoría de los casos ocupan reducidos espacios libres residuales entre edificios (Muñoz Revenga, Domenico Scarlatti, Bretón de los Herreros…), o bien directamente plazas duras con un mínimo ajardinamiento (Olavide, Chamberí, Chisperos, San Cristóbal…)

Además, buena parte de estos espacios se ven contaminados por tratarse de espacios residuales sobre aparcamientos, que en ocasiones llegan a condicionarlos por completo (Andrés Mellado c/v s. Fco. de Sales, Rafael Calvo-Santa Engracia, Pérez Pillado…) El afán del ayuntamiento por catalogar zonas verdes llega al extremo de contabilizar estrechos bulevares, glorietas, aceras anchas y otros retales ajardinados, en base a la sustitución del concepto de zona verde por el de área estancial que propone esta revisión del Plan General, para poder argumentar así un aumento de los ratios de zonas verdes sin necesidad de aumentar sus superficies ni crear otras nuevas, por lo SOLICITAMOS que se incorpre una distinción clara entre zona verde y área estancial.

Propuesta: El Corazón Verde de Chamberí

¿Debemos pensar pues que no existe solución para Chamberí, que no hay manera de acercarse a unos objetivos que el Preavance asumía como propios? Una segunda lectura el distrito nos puede permitir una visión más generosa:

– Los grandes equipamientos deportivos existen o son urbana y socialmente viables en el área Vallehermoso-Depósitos CYII, sólo es preciso contar con una gestión que asegure un uso accesible a todos los ciudadanos en función de sus necesidades reales.

– Por otro lado, en este mismo ámbito se concentran no sólo las posibles grandes instalaciones deportivas del distrito, sino también las posibles grandes zonas verdes. La posibilidad cierta de uso de los terrenos de los depósitos de agua ya fue reconocida por el Ayuntamiento en virtud del Convenio establecido con el CYII, que debe de hacerse efectivo al tiempo que se salvaguarda este ámbito de cualquier posible edificación futura.

– Es precisamente en este punto en torno a los depósitos del Canal donde se concentra todo el potencial urbano del distrito, un “Corazón Verde” y deportivo capaz no sólo de convertirse en el elemento articulador de Chamberí, sino de tener, al adquirir rango de parque urbano, un papel determinante a mayor escala como elemento significativo que podría dar servicio a todo el área central de Madrid.

– A este “Corazón Verde” habría que sumar la eventual disponibilidad de los ámbitos de las cocheras de Metro de Cuatro Caminos, el Parque Móvil del Estado y los Talleres de Precisión del ejército en Raimundo Fernández Villaverde, grandes infraestructuras de propiedad pública que tienen ya previsto un nuevo destino por el Ayuntamiento y deben ser puestas al servicio de los ciudadanos, salvaguardando su Patrimonio construido. Posteriormente se deberían ir sumando los distintos edificios públicos que se encuentran actualmente abandonados, un patrimonio común que no debe ser dilapidado, así como los espacios ajardinados en instituciones y organismos públicos.

– La carencia total de pequeños espacios deportivos de uso libre para el deporte de base puede remediarse poniendo a disposición municipal y abriendo al público, fuera del horario escolar, una multiplicidad de canchas deportivas pertenecientes a institutos y colegios, públicos o concertados repartidas por toda la superficie del distrito.

– Este “Corazón Verde” debe ser el centro de una intervención total en el distrito que incluya aspectos ligados a la movilidad, la sostenibilidad y la mejora ambiental, extendiéndose en red para ir conectando posibles intervenciones más puntuales, en la línea de las propuestas que el Proyecto Madrid Centro del Ayuntamiento de Madrid propone para Chamberí.

En base a todo lo expuesto, solicitamos:

Emplear la potencialidad existente en el distrito respecto a su espacio público, para ponerlo al servicio de todos los ciudadanos, mediante la apertura de:

  • espacios libres (Vallehermoso, depósitos CYII, eliminación del campo de golf en el 3er depósito).
  • canchas deportivas en colegios.
  • frontón Beti-Jai, mediante expropiación municipal para su rehabilitación como dotación pública.
  • polideportivo del Parque Móvil perteneciente al Ministerio de Hacienda, mediante su reversión a equipamiento municipal.
  • grandes infraestructuras con cambio de uso previsto (PME, cocheras Metro, Talleres de Precisión).
  • edificios públicos abandonados.
  • espacios ajardinados en instituciones y organismos públicos.
  • calles peatonales, calles tranquilas, vías ciclistas…

En definitiva, solicitamos un plan que garantice lo público como patrimonio común, poniéndolo al servicio del distrito, asegurando su supervivencia y un uso adecuado, capaz de asegurar la satisfacción de las necesidades básicas colectivas de todos los ciudadanos, sin necesidad de realizar grandes inversiones ya que, simplemente, se trata de que el Plan recoja las necesidades de los residentes, repetidamente expresadas por las asociaciones del distrito y corroboradas por los estudios técnicos que acompañan al proceso de elaboración del Plan General.

Solicitamos que no se construya en los espacios libres, que no se destruya el patrimonio edificado, y que no se produzcan más enajenaciones de patrimonio público.

Vemos este momento como la última posibilidad de mejorar el barrio disponiendo para el uso público los terrenos y los edificios que son propiedad de todos.
En Chamberí existe un corazón verde, existen edificios representativos vacíos que pueden convertirse en las dotaciones reclamadas por el barrio, (escuela de música, biblioteca, escuelas infantiles), existen edificios de oficinas y talleres que pueden ser utilizados como espacio de trabajo por los vecinos o reconvertidos en vivienda para alquiler social.

No es necesario construir más, solicitamos que se habilite un cauce de participación ciudadana que canalice propuestas para la reutilización de los espacios libres y del patrimonio construido. Sólo hay que tirar las vallas y abrir las puertas. Tenemos el espacio público necesario de zonas verdes, zonas deportivas, dotaciones culturales, espacios de trabajo, espacios para vivir.


[1] 145.794 (2009)

[2] La densidad más alta de la Almendra: 311,9 hab/ha en una superficie de 467,41 ha.

[3] Especialmente los ejes Islas Filipinas-José Abascal, Ríos Rosas-Cea Bermúdez y las perimetrales Bulevares-Eduardo Dato, Princesa, Castellana y Raimundo Fernández Villaverde.

[4] En el Preavance se incluyen como zonas verdes o estanciales ámbitos de uso lucrativo (terrazas,..), con exceso de pavimentación o no accesibles al público, que no corresponden a este concepto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s